Skip to the content

Las Iglesias particulares de la República Argentina se agrupan en ocho Regiones Pastorales con el propósito de fomentar la cooperación y la común acción pastoral entre los obispos de una misma zona geográfica. Esta distinción es considerada necesaria por la Iglesia argentina principalmente debido a la gran extensión del país y la consecuente variedad de culturas de la población local y migrante que caracteriza cada región. 

A lo largo de los últimos 30 años hemos ido acompañando la conformación de delegaciones diocesanas de pastoral migratoria, permitiendo el desarrollo de una atención a los migrantes acorde a los diferentes flujos migratorios que habían involucrado una región o la otra.